logo

basadaEn contra del patriarcado: 20 Herramientas para que los hombres impulsen la revolución feminista

por Chris Crass (Traducido por Gabriela Maldonado y Moira Birss)

Print

March 26, 2015

basadaEn contra del patriarcado: 20 Herramientas para que los hombres impulsen la revolución feminista

Chris Crass y su hijo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado originalmente en inglés en: http://thefeministwire.com/2013/06/against-patriarchy-tools-for-men-to-further-feminist-revolution/

Read in English.


Todos nosotros que somos hombres que creen en la justicia social, que queremos vidas saludables y hermosas para nuestros seres queridos, y que estamos trabajando para lograr cambios positivos en el mundo, comprometámonos o re-comprometámonos a hacer el feminismo central en nuestras vidas, valores y acciones.

La académica Afro-Americana bell hooks escribe, “Cuando mujeres y hombres entendamos que trabajar para erradicar el dominio patriarcal es una lucha basada en el deseo de construir un mundo en donde todos y todas podamos vivir plena y libremente, entonces sabremos que nuestro trabajo es un gesto de amor.”

Ella sigue diciendo, “Partamos de ese amor para aumentar nuestro conocimiento, profundizar nuestra compasión, intensificar nuestro coraje, y fortalecer nuestro compromiso.”

Es hora de que miles de hombres actúen valientemente en nuestra sociedad para impulsar la revolución feminista.

En nuestra sociedad la violencia y opresión cotidiana del sexismo es epidémica y no sólo debe terminar, sino que puede terminar. El sexismo arrasa nuestras relaciones, comunidades, esfuerzos para lograr justicia social, y nuestras vidas. Aunque no escogimos ser hombres dentro de una sociedad patriarcal, podemos decidir ser feministas y luchar contra el sexismo.

Abajo hay un listado de herramientas y sugerencias que me han ayudado a lo largo de los años en los que me he esforzado por entender lo que significa ser un hombre impulsando el feminismo.

Busquemos dirección en el liderazgo de mujeres y las personas oprimidas por su género y trabajemos a su lado, incorporemos más y más hombres a las luchas feministas, acojamos el feminismo como una fuerza curadora y transformadora en nuestras vidas, y sintamos en nuestros corazones que lo podemos lograr.

1. Desarrolla un análisis feminista interseccional del patriarcado, capitalismo, supremacía blanca, heterosexismo, y el estado.

Estudia análisis feminista de escritores como Audre Lorde, Gloria Anzaldua, Suzanne Pharr, Angela Davis, Barbara Smith, y Elizabeth ‘Betita’ Martinez. Aprende sobre desarrollo histórico del patriarcado en libros como Patriarchy and Accumulation on a World Scale de Maria Mies, Caliban and the Witch de Silvia Federici, y Conquest de Andrea Smith.

Explora el impacto de la violencia patriarcal en tu vida y lo que puedes hacer para ponerle un alto en el libro Men’s Work por Paul Kivel. Lee los ensayos de bell hooks sobre hombres y feminismo en Feminism is for Everybody y The Will to Change: Men, Masculinity and Love. Aprende más sobre justice de género en Trans Liberation: Beyond Pink or Blue de Leslie Feinberg. Reflexiona sobre tu experiencia de género con My Gender Workbook por Kate Bornstein como una guía.

2. Estudia movimientos sociales y experiencias de organización comunitaria liderados por mujeres y personas oprimidas por su género en el pasado y en la actualidad.

Estudia a todos desde Ida B. Wells y Abby Kelley a Septima Clark y Ai-Jen Poo. También aprende sobre hombres que fueron parte de movimientos sociales y que han apoyado el liderazgo de mujeres y de políticas feministas -- desde William Lloyd Garrison, Frederick Douglass y W.E.B. Du Bois a Ricardo Flores Magon, Carl Braden, y David Gilbert.

Considera los recursos que están a tu alcance que te pueden ayudar en tu aprendizaje. El establecimiento de programas de Estudios de la Mujer, de Etnicidad, de Género, y de Derechos Laborales se logró a través de las luchas de generaciones anteriores. Algunas de las feministas más visionarias y poderosas de nuestra época son profesoras; busca oportunidades para estudiar en universidades.

Busca programas de educación y capacitación política organizados por organizaciones de justicia social con políticas feministas. Busca eventos sobre la historia de mujeres y feminismos en librerías progresistas, conferencias sobre justicia social, y con organizaciones locales. Únete o forma un grupo de estudio para leer libros de algunas de las autoras ya mencionadas, y para aprender más sobre la historia del feminismo.

3. Piensa en las mujeres, en las personas de género queer y en personas de género no conformistas, que son parte de tu vida y quienes apoyan tu desarrollo como un feminista.

Pueden ser amigos o amigas, personas con las que trabajas, o miembrxs de tu familia. Reflexiona sobre lo que has aprendidos de esas personas. Muchas veces el patriarcado enseña a los hombres a ignorar o devaluar la sabiduría de personas de géneros oprimidos, y esto debilita su liderazgo en la sociedad así como nos quita su liderazgo en nuestras vidas.

Toma el tiempo de agradecerle a esas personas por lo que has aprendido y busca oportunidades para apoyarles y fortalecer tus relaciones con ellas.

4. Piensa en los hombres en tu vida quienes te pueden apoyar en tu proceso de aprendizaje sobre el sexismo y crecimiento como un activista feminista.

Esto podría incluir discusiones sobre las preguntas y dificultades que encuentras y/o leyendo juntos una de las autoras arriba mencionadas, además de participar en luchas sociales que tienen metas feministas.

Aunque el apoyo a tu crecimiento como un feminista llegará en su mayoría de mujeres y personas queer, y es importante mostrar agradecimiento por ese apoyo, es indispensable construir lazos de apoyo mutuo con otros hombres mientras trabajamos para crecer como individuos y también desarrollar una cultura de activismo feminista entre hombres.

5. Aprende sobre luchas sociales actuales en tu comunidad que promuevan metas feministas e incorporen un análisis de género.

Busca oportunidades para para involucrarte y apoyar esos esfuerzos. Tu apoyo puede incluir hacer donaciones monetarias, ofrecerte como voluntario en la oficina, pasar la voz sobre eventos, llevar otras personas a manifestaciones y mitines, y reclutando a otras personas en tu vida, especialmente a hombres, a involucrarse también.

Es importante mostrar apoyo y respetar el liderazgo existente en estas luchas, en vez de llegar pensando que tú te vayas a quedar a cargo. Busca oportunidades para relacionarte con las personas que ya están participando en estas luchas. Entre más participes y hagas contribuciones útiles, irás construyendo más confianza y respeto.

6. Construye un análisis feminista en todo el trabajo para la justicia social que haces, y colabora con otras personas para que ese análisis sea más central en tus esfuerzos.

Busca apoyo y hace preguntas. Toma nota de los momentos en que sientas que pedir apoyo es un signo de debilidad e intenta hacerlo de todas maneras.

7. Ayuda a crear oportunidades de educación política como grupos de lectura y talleres para que otras personas se unan y aprendan más sobre el feminismo.

Ayuda a promover eventos similares organizados por otros grupos. Haz un esfuerzo especial para reclutar a otros hombres.

8. Profundiza en tu análisis y hazlo de manera personal.

Patrones cotidianos de dominación, tanto institucional como interpersonal, son el pegamento que mantiene los sistemas de dominación. Aunque la mayoría de este listado está enfocado en nuestras actividades como activistas, también es importante incorporar nuestras políticas a nuestras relaciones personales. Muy seguido, los activistas hombres apoyan el feminismo en su vida pública pero se aprovechan del privilegio de género en la casa.

Seguir la corriente en las relaciones personales tiende a significar seguir la corriente de la dominación; la liberación requiere que se tomen decisiones constantes y conscientes para elegir y crear algo diferente.

Así como en cualquier otra actividad que busca ganar y crear otro mundo, ponte metas en tus relaciones para practicar el feminismo. Posiblemente se sienta raro, forzado, e incómodo prestar tanta atención a tu vida personal.

Cuando casi cada aspecto de la sociedad está basado en el machismo y en reforzarlo, es de esperarse que nuestros pasos hacia la liberación feminista nos parezcan, por momentos, raros e incómodos, y a veces aterrorizantes.

Tener claras nuestras metas, buscar ayuda cuando la necesitemos, y saber que podemos aumentar nuestra capacidad de vivir nuestros valores con la práctica, puede ayudarnos a convertir las acciones feministas en hábitos poderosos y provechosos.

9. Ponle atención a tu propia participación en luchas para la justicia social.

Por ejemplo, cuenta las veces que hablas y por cuánto tiempo durante reuniones y en discusiones. Cuenta las veces que otras personas hablan y por cuánto tiempo.

Analíza como sucede esto dependiendo del género. Crea un método para ayudarte a hacer esto por unos meses, o hasta que estés consciente automáticamente de estas dinámicas.

10. Practica darte cuenta de quién está en reuniones y eventos.

¿Cuántos hombres “cisgénero” [2]? ¿Cuantás mujeres cisgénero? ¿Cuantás personas transgénero? ¿Cuantás personas blancas? ¿Cuántas personas no blancas? ¿Son la mayoría heterosexual? ¿Hay personas abiertamente queer? ¿Cuáles es el trasfondo de clase de las personas?

No presumas que puedes identificar a las personas, pero también intenta estar más consciente. Escucha a las personas y nota cómo se identifican. Charla en privado con las personas con las cuales trabajas y conócelas. Aprende las diferentes maneras en que las personas se identifican y expresan su género, y explora qué es ser transgénero, queer, y de género no conforme.

11. Se consciente de qué tanto escuchas activamente y apoyas lo que las otras personas digan.

Siendo un hombre blanco que habla mucho, me ha ayudado escribir mis pensamientos y esperar a escuchar lo que los demás dicen. Muchas veces otras personas piensan igual o tienen mejores ideas. Práctica escuchar activamente. Apoyan a otras personas a desarrollar sus ideas. Pídeles que hablen más sobre sus pensamientos acerca de acontecimientos, ideas, acciones, estrategias y visiones. Pon atención a quién le haces preguntas y a quién realmente escuchas. Desarrollar respeto y solidaridad entre distintas razas, clases, géneros, sexualidades y habilidades es complejo y difícil, pero absolutamente crítico y liberador. Las personas más impactadas negativamente por los sistemas de opresión han jugado y jugarán papeles claves en la luchas para la liberación colectiva [3].

12. Piensa el trabajo de quién y qué contribuciones al grupo son las que se reconocen y honran, y celebra a aquellos que no son reconocidos.

Practica honrar a las personas por sus contribuciones e intenta hacerlo con más frecuencia. Esto también incluye reconocer a los hombres que le brindan apoyo a otros hombres y así confrontan activamente las dinámicas de competitividad que a los hombres se les enseña a utilizar en sus relaciones con otros hombres.

Busca dar reconocimiento y agradecimiento con soltura. El patriarcado capitalista se fortalece con la idea de que hay una escasez de poder y que sólo hay suficiente para los pocos de arriba. Crear una cultura de reconocimiento y agradecimiento nos puede ayudar a recordar que existe una abundancia de poder que podemos compartir entre todos, y que cada persona es capaz de hacer contribuciones importantes.

13. Presta atención a que tan seguido le pides a otras personas que hagan algo en vez de preguntarles, “¿Qué hay que hacer?”

Las personas socializadas como masculinas usualmente asumen ser más capaces de lo que realmente son. Adicionalmente, es una norma del patriarcado asumir que los hombres están a cargo. Es probable que hayan otros que sean igual de capaces, o incluso hasta más capaces, que podrían estar en posiciones de coordinación.

También hay muchos hombres que son coordinadores talentosos y esta es una habilidad importante para transmitirsela a otros. Anima y apoya a que otros asuman este papel importante de liderazgo.

14. Presta atención si piensas que siempre eres necesitado, en cada discusión, en cada grupo de trabajo, para asegurar que las cosas salgan bien.

Se consciente de cómo esto afecta la participación de otras personas. Considera el dicho “serás necesitado en el movimiento cuando te des cuenta de que no eres necesitado en el movimiento”.

Ser humilde y animar a otros, a la vez que aprecias tus dones y contribuciones especiales, son ingredientes clave para un liderazgo exitoso.

15. Trabaja con el modelo de liderazgo grupal que dice que la responsabilidad de los líderes es contribuir a desarrollar más líderes, debátelo y piensa qué significa para ti.

¿Cómo apoyas a otros y qué clase de apoyo necesitas de otros? Esto incluye hombres que proveen apoyo emocional y político a otros hombres. Busca oportunidades para que otros puedan crecer como líderes y ayuda a que otros se enteren de esas oportunidades. Cuando sea posible, facilita discusiones grupales sobre cúal es la mejor forma de apoyar a varias personas a aprovechar al máximo esas oportunidades.

Como dijo Ani Difranco “Cada herramienta es un arma si la agarras correctamente”. Cada experiencia en organización es una oportunidad para desarrollar liderazgo si la vez de la forma correcta.

16. Desarrolla una conciencia y aprecio profundo por el trabajo que es tradicionalmente definido como trabajo de mujeres. Hazte cargo de este trabajo, y recluta a otros hombres para que también se involucren en el trabajo. 

Trabajo socialmente definido como trabajo de mujeres puede incluir cocinar, limpiar, proporcionar transporte, abastecer comida y provisiones, cuidar a niños, cuidar a personas con necesidades especiales (debido a enfermedad, edad, o capacidad física), ocuparse de la logística, proveer apoyo emocional, mediar conflictos, y otras responsabilidades similares que ayudan a construir una comunidad saludable. Cuando te involucres en esta clase de trabajo, aprende de las personas que ya lo están haciendo para que puedas hacerlo bien.

Se agradecido con las personas que hacen esta clase de trabajo y, en el proceso, aumenta tu entendimiento de la importancia de este trabajo para lograr metas más grandes. Cuando este trabajo es compartido con mayor igualdad, le da más tiempo libre a personas cuyo liderazgo y participación es necesaria.

Pensar en las necesidades de otros y ayudarles a suplir esas necesidades también es una forma concreta para salir del aislamiento emocional que sienten muchos hombres.

Cuando reclutes a otros, toma un momento para explicarle a los hombres porqué le estás pidiendo a otros hombres que hagan este trabajo. Pregunta si ellos pueden sugerir otros hombres que serían buenos reclutas y anima a que los contacten.

17. Toma time para apoyar emocionalmente a otras personas y profundiza tu entendimiento de la importancia política del trabajo emocional para construir cultura de liberación, comunidad, y movimiento social.

Las personas socializadas como mujeres, usualmente proveen la mayoría del apoyo emocional en relaciones interpersonales, organizaciones, comunidades y movimientos sociales. Aunque es importante el compartir habilidades y reclutar personas para asumir responsabilidades, apoyar a personas para que superan opresiones internalizadas, superioridad internalizada, creencias auto-limitantes y que lleguen a creer en sí mismas es clave para ayudar a que las personas crezcan como activistas exitosos.

El apoyo emocional también es una parte importante de crear una cultura política sanadora y enriquecedora que nos ayude a sustenar nuestros esfuerzos y vivir nuestros valores con mayor plenitud. En la sociedad en general, usualmente se responde a la vulnerabilidad emocional de los hombres con burlas o violencia. Proveer apoyo emocional y abrirse a ser emocionalmente vulnerable son pasos dirigidos a crear masculinidades feministas.

18. Aprende sobre el impacto de la violencia sexual en la vida de mujeres y personas que sufren opresión de género.

La agresión sexual y el acoso es predominante, no sólo en la sociedad, sino que también dentro del movimiento social. Mientras trabajamos para lograr cambios de gran escala dentro de la sociedad, también hay papeles importantes que podemos tomar para parar la agresión y el acoso sexual en el trabajo de activistas. Aprende como puedes actuar para ponerle un alto a la cultura de la violación y ayudar a construir una cultura feminista.

Por ejemplo, en la sociedad en general y en espacios activistas, las mujeres son comúnmente sexualizadas y transformadas en objetos del deseo masculino, a la vez que su liderazgo, habilidades, experiencias, y análisis son marginalizados. Recuerda que las mujeres tienen que lidiar una y otra vez con coqueteos, comentarios sobre sus cuerpos e insinuaciones no deseadas.

Debemos de ayudar a que los movimientos sociales, y tantos otros espacios como sea posible, sean lugares seguros para que las mujeres participen al 100%, en lugar de ocuparse en evitar insinuaciones, comentarios y acciones no deseadas.

No se trata de crear una cultura en contra de la sexualidad, sino de promover una sexualidad respetuosa y consensuada, centrando la autodeterminación de las mujeres y su autonomía. Hombres hablando abierta y honestamente unos con otros y, cuando sea apropiado, en grupos sobre cómo hacer que esto suceda es un paso importante. Hombres apoyando a sobrevivientes de agresiones y acoso sexual es una parte importante de este proceso.

Adicionalmente, es clave que los hombres hablen pro-activamente en contra de violaciones y la cultura de la violación junto a otros hombres y promuevan una cultura de consentimiento.

19. Al mismo tiempo que trabajas retando la supremacía masculina y luchas por un cambio feminista en la sociedad, explora tu relación con hombres cisgénero.

A menudo cuando los hombres toman más conciencia sobre el género y el feminismo, empiezan a trabajar y a crear comunidad con mujeres y personas de géneros oprimidos.

Esto es lógico si consideramos quiénes son las que principalmente hablan sobre género y actúan a favor de la justicia de género y el feminismo. También hace sentido porque muchos de nosotros hemos experimentado violencia masculina, volviéndonos objetos de violencia debido a nuestros compromisos políticos y nuestras identidades.

Sin embargo, también es importante que los hombres feministas activamente creen comunidad con otros hombres, tanto para sanarnos a nosotros mismos como para organizar a más hombres para retar el patriarcado y trabajar para la liberación feminista.

¿Cómo pueden los hombres ayudarse y animarse unos a otros en la lucha para desarrollar modelos radicales de hombría que sean anti-racistas, consciente de las diferencias de clase, a favor de las personas queer o LGBT y feministas, que reten los roles y categorías de género binario estrictos?

Esto no es una sugerencia para dejar de crear relaciones con personas que no son hombres. Al contrario, debemos de tener un amplia gama de relaciones con personas de géneros diversos y mantener un compromiso para atraer a más hombres al movimiento por la liberación colectiva.

20. Recuerda que el cambio social es un proceso, y que nuestra transformación individual y liberación individual están íntimamente interconectados con la transformación social y la liberación social.

La vida es profundamente compleja y existen muchas contradicciones. Los errores son parte del proceso. Recuerda que el camino que recorremos está siendo guiado por el amor, la dignidad y el respeto aún cuando esto nos hace llorar y es difícil de navegar. Frecuentemente, cuando a los hombres dentro del movimiento se les pregunta si son feministas, su respuesta es hablar de cómo usualmente no logran vivir cumpliendo los principios feministas. Muy seguido, los hombres comprometidos con el feminismo se paralizan por la vergüenza que sienten por sus acciones y comienzan a actuar desde un lugar de crítica hacia si mismos y otros, lo cual impide que tomemos la responsabilidad para cambiar las situaciones.

Mientras luchamos, permitámonos amarnos a nosotros mismos y extendernos hacia otros para pedir ayuda. Cree en tu habilidad de hacer cambios positivos e importantes en el mundo. Hazle cambios a esta lista y agrega herramientas adicionales que han sido de ayuda para ti. Guarda tu lista ycompártela con otros hombres con quienes trabajas. Recuerda que estamos en esto juntos y que cada día es una oportunidad para vivir nuestros valores y actuar para avanzar la revolución feminista.


Notas

*"Encontra del Patriarcado" es un extracto, revisado especialmente para The Feminist Wire, del nuevo libro de Chriss Crass titulado Towards Collective Liberation: Anti-Racist Organizing, Feminist Praxis, and Movement Building Strategy (Hacia la Liberación Colectiva: Organización Anti-Racista, Practica Feminista, y Estratégias para la Construcción del Movimiento), publicado por PM Press.

[1] Las personas de género oprimido se refiere a personas que no encajan en el binario de género de masculino y femenino. Esto incluye a personas que son de género queer, género variante, género no conformista, intersex, y quienes viven fuera del ser hombre o ser mujer o tienen tanto el género masculino como el femenino.

[2] Activistas queer y transgénero desarrollaron el término cisgénero como una etiqueta para los individuos cuyo género asignado al nacer concuerda con su cuerpo y identidad personal. Cisgénero es una término que acompaña a transgénero.

[3] La liberación colectiva significa reconocer la interconexión de todas las luchas sociales que buscan alcanzar justicia, autonomía y la liberación de todas las personas que se ven afectadas por todos y cada uno de los diversos sistemas de opresión (racismo, sexismo, capitalismo, etc.). Esto  incluye a aquellos de nosotros que somos oprimidos y explotados por distintos sistemas asimismo como a aquellos que cuentan con privilegios dentro de ese sistema. Es la creencia de que las personas que cuentan con privilegio institucional pueden alinear junto a las personas oprimidas reconociendo que la liberación de todos los sistemas de opresión depende de la liberación de todos los demás.


Chris Crass es padre de un hermoso niño llamado River, y desde hace muchos años ha trabajado como activista en proyectos de justicia social, escribe y da charlas sobre activismo anti-racista, feminismo para hombres, lecciones y estrategias para construir movimientos con visión, y liderazgo para la liberación. Él es el autor de Towards Collective Liberation: Anti-racist Organizing, Feminist Praxis, and Movement Building Strategys (Hacia la Liberación Colectiva: Organización Anti-Racista, Práctica Feminista, y Estrategia para Construir el Movimiento), publicado por PM Press.  Es miembro de la Iglesia Unitaria Universalista y recide en Nashville, Tennessee, Estados Unidos. Su página web es www.chriscrass.org.



Peacemaker Fair Trade Project Meet Our Members Donate to BPFNA Buy Resources