logo

Enseñando la Paz Bíblica en la Tierra del Lekil Kuxlejal

por Rev. Dr. Amaury Tañón-Santos

Enseñando la Paz Bíblica en la Tierra del Lekil Kuxlejal

El Dr. Amaury Tañón-Santos es Director de Programas del Seminario Teológico Bautista en Princeton, New Jersey, y es miembro del Consejo Directivo de la Comunidad Bautista de Paz de Norteamérica –BPFNA. Amaury enseñó una clase de Literatura Paulina y Paz en el Seminario Intercultural Maya (SIM) en Junio de 2012.

Estaba eufórico cuando recibí la invitación del coordinador académico del SIM, la Reverenda Dr. Doris García, para impartir un curso sobre la paz bíblica tal como se encuentra en la literatura paulina. El curso iba a ser enseñado en una tierra de la que sólo he leído -una tierra que conocía a distancia. Este proyecto se desarrolló en asociación con la Comunidad Bautista de Paz de Norteamérica -BPFNA, y también recibí el apoyo - en forma de tiempo y recursos de biblioteca - del Seminario Teológico de Princeton. Estas asociaciones del ministerio de enseñanza fueron esenciales para esta experiencia que, al final, terminó por enseñarme más a mí que lo que me imagino que se aprendió en el aula.

El objetivo de este curso, Literatura Paulina y La Paz, fue adquirir una mejor comprensión de la literatura escrita por y atribuida al apóstol San Pablo. Del mismo modo, también esperábamos buscar cómo se desarrolla el concepto de paz.

Asumimos que el término "paz", tal como se utiliza en la teología cristiana y se ve en las Escrituras Cristianas, es un término que requiere algo más que una simple traducción o definición. Adecuadamente dicho, el término hebreo shalom, el griego termeirene, el latino pax, y su descendiente en español paz, todos tienen significados comunes. Sin embargo, bajo un cuidadoso escrutinio, podemos ver los usos culturales e históricos de estos términos. Los esfuerzos exegéticos e incluso las interacciones hermenéuticas nos obligan a acercarnos a los textos sagrados, no sólo como un mero trabajo de la traducción literaria o contextual, sino también con la capacidad de lanzarnos a la compleja aventura de interpretación intercultural y la interacción con los textos y contextos bíblicos y nuestros propios entornos.

Y así, me arrojé, junto con cerca de 20 estudiantes de universidad y de nivel de certificado, en el trabajo de interpretación e interactuación intercultural. Y en el primer día me di cuenta de que después de mucha preparación me había olvidado de un contexto esencial para mis estudiantes. Como un ejercicio de apertura, pedí a los estudiantes en el curso de nivel universitario que escribieran un breve documento que definiera el término hebreo, griego y español para paz.

Durante la presentación, dos de los estudiantes también reflexionaron en el significado en su lengua materna (tzotzil y tzeltal, respectivamente) - mencionaron términos como slamalil k'inal, jun otonal, ta ma k'op jem, xi muyu ba y lekil kuxlejal.

Algunos significaron la paz global, representada por la ausencia de guerra (tal como definimos la paz en Inglés, español y griego). Otros hicieron referencia a la calma y la serenidad. Pero ninguno fue tan cerca a nuestro uso del término bíblico Shalom como lekil kuxlejal.

La ausencia de serenidad aquí ha sido una situación creciente desde la segunda mitad del siglo XX. Las filosofías contemporáneas de desarrollo (como la industrialización y la multi-nacionalización de los mercados), en contraste con la cosmovisión de los pueblos originarios, han conducido a conflictos armados: la militarización de las zonas forestales de Chiapas, la insurrección zapatista de los años 90, el armamento y el desarrollo de los grupos paramilitares, y las matanzas indiscriminadas. Muchos de los estudiantes actuales en el SIM han vivido a través del desarrollo del conflicto, e incluso algunos han vivido en medio de él. Estas circunstancias han inevitablemente influido en la forma de que perciben la vida. Sin embargo, mientras el curso avanzaba, se volvía evidente que el conflicto armado no es el único elemento que define sus contextos.

Aunque la mayoría de los estudiantes son nativos chiapanecos o chiapanecas, no todos ellos se identifican a sí mismos como indígenas. Pero todos ellos tienen una historia que contar respecto a la vida durante y después del conflicto. Este conflicto es sin duda una parte de lo que son. Sin embargo, su profesión de fe en Jesucristo, y su conocimiento de lo que llamamos en Occidente la "cosmología maya" (ya sea logrado de primera mano, o más tarde en la vida) es tan parte de su vida como cualquier otra cosa.

Lekil kuxlejal es mucho más que la calma o la ausencia de conflicto. Al igual que Shalom, como se ve en la teología judía y sus interpretaciones cristianas, lekil kuxlejal promueve el objetivo de la seguridad, la prosperidad, la salud, y la regeneración de la totalidad de la naturaleza: espíritu, cuerpo y alma. Sin embargo, más allá de esta comprensión de Shalom, lekil kuxlejal supone además que esta regeneración del yo no es para el bien de la persona, ni siquiera para los seres humanos solamente. Buscar la salud, la prosperidad y el bienestar, como lekil kuxlejal nos invita, no es sólo una búsqueda holística, sino una trascendente. Es cósmica. Actuar por la paz - forlekil kuxlejal - es fundamentalmente una búsqueda en nombre de la familia, la comunidad, el medio ambiente, e incluso la totalidad del universo.

La experiencia cristiana de éstos, nuestros allegados que viven en búsqueda de la lekil kuxlejal, no ha sido una de conversión -como si hubieran cambiado de un modo de ser o pensar por otro. Por el contrario, yo diría, a los estudiantes del SIM, en particular los que crecieron escuchando las historias que conforman la cosmología maya, que llegar a la fe en Cristo ha sido una afirmación de las ideologías que ya han conocido. El objeto de su búsqueda no ha cambiado.

Lo que han encontrado es aún otro instrumento para encontrar lekil kuxlejal. Y así ellos continúan la búsqueda, ahora con las historias de Jesús, el Nazareno.


Convertirse en Miembro Dona La Tienda