logo

Construyendo el Reino de la Paz

por Rev. J. Manny Santiago

Construyendo el Reino de la Paz

La clase con la Dra. Leticia Guardiola (segunda a la izquierda) y el Rev. Manny Santiago (primero a la derecha)

El Programa Hispano de Verano (PHV) ofrece a las y los estudiantes de teología y ministerio hispanos y latinos la oportunidad de aprender en un contexto más cercano a sus realidades culturales. La misión del PHV es "complementar y enriquecer la educación teológica y ministerial que se ofrece en los seminarios y universidades, con cursos académicos y otras actividades que aborda directamente la historia hispana, el ministerio y la teología." El PHV de 2012 se llevó a cabo en San Juan, Puerto Rico, en el Seminario Evangélico de Puerto Rico.

El curso de establecimiento de la paz, impartido por J. Manny Santiago y Leticia Sáenz-Guardiola, fue patrocinado por la Comunidad Bautista de Paz de Norteamérica -BPFNA.


Este verano, tuve la bendición de ser parte de la facultad del Programa Hispano de Verano (PHV). Este "seminario sin paredes" se lleva a cabo cada año y se mueve a lo largo de los Estados Unidos y Puerto Rico.

La primera vez que participé en el Programa Hispano de Verano como estudiante fue en 2004, cuando se llevó a cabo en la Universidad de Drew, y de nuevo en 2005 en el Seminario Fuller. Durante el programa de 2005, audité una clase con la experta en el Nuevo Testamento y miembro de la Junta de BPFNA, la Dra. Leticia Sáenz-Guardiola. ¡Quién hubiera sabido que en el año 2012, a mi regreso al PHV, estaría co-enseñando una clase de paz con Leticia!

Esta clase fue un experimento. Tanto BPFNA como el PHV querían ver cómo funcionaría una posible asociación entre las dos organizaciones. Pero también fue un experimento debido a que Leticia y yo queríamos traer una clase que cubre tanto los aspectos teológicos y prácticos del Reino de Paz que Cristo nos pide construir.

Había 10 estudiantes registrados en nuestra clase de diferentes denominaciones e incluso etnias. Tuvimos inmigrantes recientes y tercera generación de hispanos. Tuvimos un estudiante latino de origen asiático y una estudiante latina de ascendencia africana. Había pentecostales, evangélicos, metodistas, bautistas, y congregacionalistas. Algunos de los estudiantes tenían antecedentes teológicamente conservadores, mientras que otros vinieron de denominaciones y perspectivas teológicas muy progresivas. Fue realmente una bendición poder trabajar con un grupo tan talentoso y lleno de energía de futuros ministros, y ver la pasión que sentían por la justicia social y la reconciliación.

Trabajar con un grupo tan diverso fue sin duda un reto; pero era un reto que nosotros - Leticia y yo -  disfrutamos. El PHV nos dio a todos la oportunidad de mirar a la construcción del Reino de la Paz a pesar de nuestras diferencias. La idea no es encubrir o borrar nuestra individualidad, sino encontrar un terreno común para nuestro trabajo por la justicia.
Como parte de los requisitos de la clase, se pidió a los estudiantes crear un "plan de acción" que les gustaría implementar en sus lugares de ministerio. Éstos son algunos de los proyectos que ofrecieron:

  • La movilización de los trabajadores para denunciar las prácticas ilegales de las corporaciones multinacionales
  • Un proyecto para recoger las voces y experiencias de las mujeres latinas en iglesias que son menos amistosas con las mujeres
  • Una acción para ayudar a una congregación conservadora entender la necesidad de abrir la mesa de la comunión a todos
  • La movilización de una iglesia envejecida y mayormente anglo, para abrir sus puertas a los que les rodean, especialmente los hispanos, los afroamericanos y los miembros de la comunidad LGBT
  • Un retiro especial de tres días para ayudar a una iglesia conservadora e hispana a comprender la urgente necesidad de proteger el medio ambiente.

Gracias al apoyo de individuos y congregaciones asociadas,  y a través de la distribución de los recursos con la Comunidad Bautista de Paz, ¡ahora hay un grupo de futuros ministros hispanos y latinos / latinas listos para construir el Reino de la Paz aquí y ahora! Tal vez algunas personas podrían pensar que se trataba de sólo 10 estudiantes, pero, en realidad, estos 10 estudiantes llegarán a conducir a cientos, si no miles, de feligreses.

Por otra parte, están creciendo exponencialmente aquellos estudiantes que regresarán a trabajar con las congregaciones hispanas y latinas, así como las agencias sociales que alcanzarán incluso a un mayor número de personas desde la comunidad hispana en los Estados Unidos. Es ahora cuando acciones como éstas son necesarias para que las generaciones presentes y futuras puedan tener los recursos para construir el Reino de la Paz.


Convertirse en Miembro Dona La Tienda