logo

Arropándonos con Esperanza

por Allison Paksoy, Gerente de Comunicaciones de PFNA ~ Bautistas por la Paz

Arropándonos con Esperanza

English/Inglés

¿Qué significa estar desnudos?

Estar sin nada, descubiertos, desvestidos, despojados. Ésta podría ser la primera definición que viene a la mente. Estar desnudos también puede significar honestidad, como realmente somos, sin editar, al natural. Cuando estamos desnudos, estamos desprotegidos y expuestos. Cuando estamos desnudos, somos los más vulnerables.

Del 17 al 22 de julio, BPFNA ~ Bautistas por la Paz celebró su primera Conferencia de Verano en México. El tema de la semana fue "¿Cuándo te vimos desnudo?: Arropándonos con Esperanza" o "¿Cuándo te vimos desnudo?: Vistiéndonos unos a otros con esperanza". Durante la semana, 217 personas de 12 países se reunieron para explorar la comunidad a través de la lente de la vulnerabilidad; cómo nos sentimos temerosos de compartir nuestras vulnerabilidades entre nosotros y ¿qué tal se ve apoyar y ofrecer protección a los más vulnerables de nuestras comunidades, países, del mundo?

“Este tema de «vestirnos con esperanza» es algo que nos habla de cómo nos vestimos en nuestras propias comunidades y qué tan desesperada necesidad es para nosotros", dijo Lázaro González, que es zapoteca y profesor jubilado del Seminario Bautista en la Ciudad de México.

Realizada en la Misión Mazahua, cerca de la ciudad de Toluca, la reunión logró un objetivo que BPFNA ~ Bautistas por la Paz había imaginado desde sus inicios como una organización.

"Desde que la BPFNA-Bautistas por la Paz fue fundada como la Comunidad Bautista de Paz de América del Norte en 1984, nuestra misión ha sido apoyar los esfuerzos de pacificación que ocurren en Canadá, México, Puerto Rico y los Estados Unidos", dijo LeDayne McLeese Polaski, Directora Ejecutivo de BPFNA ~ Bautistas por la Paz. "Hemos luchado con eso. Cuando tomamos la decisión de agregar "Bautistas por la Paz" a nuestro nombre, sabíamos que vivir en él sería un desafío, pero era una declaración a los hispanohablantes de nuestras comunidades de dónde queremos estar y nuestro compromiso de convertirnos en eso.”

"Esta conferencia tomó años de planificación cuidadosa e intencional, y no habría tenido éxito sin la dedicación de tantos miembros del consejo, personal y miembros que creyeron en y apoyaron este trabajo", continuó Polaski. "Quiero especialmente dar las gracias a Ximena Ulloa Montemayor, nuestra directora del programa de la Conferencia de Verano 2017, por su visión e implementación al hacer que esta conferencia supere lo que habíamos imaginado posible".

Con participantes procedentes de América Central, América del Sur y el Caribe -Argentina, Colombia, Cuba, Guatemala y Chile, por mencionar algunos países- se habló de BPFNA-Bautistas por la Paz expandiendo aún más su nombre.

"Me gustaría verla crecer", dijo Anna Burkett, miembro de la organización y actual maestra de español. "Tal vez cambie el nombre a BPFA – Comunidad Bautista de la Paz de las Américas - y continúe el ejemplo de este año de cómo estamos abriendo nuestras brazos".

También conocidas como 'Campamentos de Paz', estas conferencias se llevan a cabo anualmente desde 1985 y proporcionan un espacio donde las y los pacificadores se reúnen para una semana de adoración, música, talleres y compañerismo.

"A veces los que sueñan con la paz están muy aislados", dijo Ricardo Mayol, misionero de los Ministerios Internacionales de American Baptist Churches. "Creo que estos campamentos de verano, además de ser fuentes de inspiración y de encontrar una comunidad dónde sentirse en sintonía, siempre se están renovando y es una oportunidad para fortalecer las relaciones y trabajar por la paz".

Volteando la tortilla

El contenido de la semana se centró en varias maneras de arropar y empoderar a los más vulnerables de la sociedad. Ejemplos de ello son el trabajo del Seminario Bautista en la Ciudad de México y el Seminario Intercultural Mayense de Chiapas, que trabajan para fortalecer las comunidades indígenas y recuperar identidades indígenas.

"Mi trabajo es el acercamiento a los jóvenes", dijo Aurelia Jiménez, que trabaja en el Seminario Intercultural Maya. "Comencé a mirar lo que necesitan individualmente y como parte de una comunidad, y empecé a preparar el culto para ellos sobre la base de estas necesidades. Utilizando los puntos de vista teológicos y usando la Biblia como encaja en sus realidades ... Me enfoco en las culturas [indígenas], la no-violencia y las injusticias que enfrentan en su vida cotidiana. Esto hace que los jóvenes vean la esperanza ".

Luz Amparo trabaja en Cali, Colombia con la Red de Mujeres Comisión de Paz (CELECOL), una organización que trabaja para poner fin a la violencia contra las mujeres.

"Creemos que una de las mejores maneras de comenzar a construir la paz es a través del empoderamiento de las mujeres", dijo Amparo. "Tratamos de capacitar a las mujeres para que vean sus cuerpos como territorios de paz por lo que, si tienen esa conciencia y piensan en sus cuerpos de esa manera, es menos probable que acepten la violencia contra ellas y menos probable que piensen que es natural e inherente. Otro componente importante es poder dar recursos a las mujeres para que puedan elevarse económicamente, lo que necesitan para iniciar un negocio o los elementos para saber lo que vale la pena económicamente. Muchas mujeres aceptarán la violencia contra ellas o se involucrarán en un ciclo de violencia porque económicamente dependen de otra persona."

Muchos de los presentes vinieron a colaborar con sus esfuerzos y a compartir historias, recursos y herramientas con aquellos y aquellas que hacen un trabajo similar en otras comunidades y países. El objetivo: crear una red más grande y coordinada que pueda tener más impacto en una escala mayor.

"Cuando hablamos de paz, hablamos de voltear la tortilla", dijo Mayol, "La tortilla no se da la vuelta, alguien tiene que darle la vuelta. Y cuando hablamos de paz, también estamos hablando de violencia. Hay muchos tipos de violencia: física, militarización, despojo de recursos, economía, discriminación, personas destruidas en su humanidad.

Comprender cómo se está llevando a cabo de manera intercontinental y cómo estos tipos de violencia cruzan las fronteras es una preocupación. ¿Cómo podemos movilizar nuestras voces en cada país? "

Mayol está liderando actualmente un esfuerzo para crear una red llamada la Red Cristiana Continental para la Paz (o CCNP), que incluirá una plataforma virtual para apoyar el intercambio de recursos y redes intercontinentales para la paz.

"Gran parte del sufrimiento y la violencia en el Sur proviene del Norte", dijo. "Así que, si realmente nos interesa el trabajo de paz y justicia, entonces necesitamos conectar a los del Norte y a los del Sur y entender juntos cómo la Violencia se está llevando a cabo. Por ejemplo, los que resisten a las empresas mineras en América Latina están siendo asesinados, y sabemos que muchas de las compañías mineras son de Canadá. Entonces, ¿cómo podemos encontrar gente en los Estados Unidos y Canadá que estén involucrados en estos temas y cómo podemos establecer una red? Sé que están allí, no sé quiénes son, pero sé que están allí "

Jodi Spargur, pastora de una congregación mayoritariamente indígena en Vancouver, Canadá, estaba entusiasmado con la oportunidad de conectarse con aquellos en México que también están trabajando para empoderar a las comunidades indígenas.

"El intercambio de recursos y el intercambio de conexiones entre las comunidades indígenas es enorme", dijo. "Las comunidades indígenas tienen menos recursos, ¿cómo aprovecharlos? Me gustaría ver el intercambio de conocimiento a través de comunidades indígenas o afectadas por la colonización, porque creo que hay un vínculo fuerte... Una polinización cruzada directa de comunidades indígenas sería realmente emocionante. Y creo que beneficia a todos.

Algunas personas piensan que estamos separados en nuestro trabajo, pero en realidad cuando hacemos bien este trabajo fluye hacia todos estos otros aspectos de nuestras vidas, teología y nuestros entornos."

La celebración de la Conferencia de 2017 en México fue también una declaración simbólica para contradecir la dura y divisiva narrativa que viene de los Estados Unidos sobre inmigrantes y refugiados.

"Estamos aquí juntos en México, de muchos lugares diferentes, a pesar de algunas voces tratando de construir muros entre nosotros", dijo la Reverenda Rebeca Montemayor, co-pastora de Iglesia Bautista Shalom en la Ciudad de México.

Convertirse en "El extraño"

Con las conferencias pasadas celebradas en los Estados Unidos y Canadá, hubo cierta preocupación sobre cómo iba a pasarse la semana y si las cuestiones centradas en Estados Unidos dominarían incluso en un contexto latinoamericano. Sin embargo, muchos de los y las asistentes estaban satisfechos con el tono de la semana.

Mayra Picos Lee, presidenta de la Junta de la BPFNA, dijo que esta conferencia "se quedó en México". "No fue sólo una reunión en México que todavía estaba centrada en los Estados Unidos.”

Otras personas de los Estados Unidos también estaban contentas de ver el cambio de dinámica en la que los del Norte eran ahora "el extraño", algo a lo que muchos y muchas - de los Estados Unidos en especial – pueden no estar acostumbrados.

"Esta fue una reunión histórica [y] una semana transformadora de vivir, aprender y adorar juntos", dijo Beth Jackson-Jordan, quien también es directora de cuidado espiritual y educación para Carolinas Healthcare System en Concord, Carolina del Norte. "Todos los servicios y talleres se realizaron en español con intérpretes proporcionados para los participantes que no hablan español. Fue una experiencia de inmersión para muchos participantes procedentes del Norte. Nos invitaron a considerar la fe a través de la lente de una cultura que valora el «nosotros» sobre el «yo»."

Y para algunos -como Anna Burkett- era evidente que todos tenían algo que aprender.

"Me ofrecí para realizar el programa de la juventud, y ya noto que hay un intercambio intercultural y una camaradería tan increíble", dijo. "Los emparejé para una actividad y traté de asegurarme de que había hablantes de español y hablantes de inglés juntos, y verlos tener que trabajar cómo comunicarse, incluso cuándo no tenían palabras, era realmente poderoso y un buen ejemplo para los adultos en el mundo. Los adultos se ponen tan nerviosos por no poder hablar con la gente, pero creo que la gente se sorprendería de que cuando te sientas y tratas de tener una conversación con alguien, incluso si no hablas el idioma del otro, puedes trabajar muchas cosas."

Vistiendo al otro mejor

¿Qué significa esto para el futuro de BPFNA ~ Bautistas por la Paz? Para muchos y muchas, la esperanza es que la semana en México presentara la oportunidad de crear conexiones más profundas e invitar a más voces a la mesa.

"Sería muy importante que las futuras conferencias tengan espacio para que los grupos indígenas se reúnan y hablen sobre cosas que son importantes para ellos", dijo Suriana González, que es zapoteca y nahua y dirige el programa de Administración y Educación Abierta en el Seminario Bautista en la Ciudad de México. "Tenemos que asegurarnos de que haya participantes indígenas en nuestros campamentos. BPFNA ~ Bautistas por la Paz necesita más representación y participación de los pueblos indígenas porque, para nosotros, se trata incluso de poder decidir qué significa ser «vestido» mejor y cómo se ve y cómo se lleva a cabo. Es una discusión que debemos tener. Tuvimos la oportunidad de estar aquí con gente que realmente necesita ser abrazada y vestida, así que tenemos que preguntar '¿Qué significaría para ti?' "

"El trabajo está en curso", dijo Polaski, "pero la celebración de esta conferencia nos ha permitido dar un giro que habíamos tratado de eludir por un tiempo. Ahora que estamos aquí sabemos que no podemos regresar, no queremos volver atrás, pero también tenemos que ser conscientes de hacia dónde vamos para mantener este impulso en marcha".

English/Inglés


Convertirse en Miembro Dona La Tienda