View this website in / Ver este sitio web en:
logo

Dios de los pobres, una oración

de LeDayne McLeese Polaski

Esta es una oración que escribí originalmente en un viaje a Nicaragua. Desde entonces, he agregado una nueva sección en los Estados Unidos, principalmente en mi ciudad natal, Charlotte, Carolina del Norte. Cada persona o grupo mencionado es real: personas o una persona que realmente he conocido. Dejanos rezar.


Dios de los pobres, de estos pobres,
de estos campesinos envenenados por pesticidas,
de estos niños harapientos jugando
con pelotas de plástico rotas,
armando rosas con de ramas de palmera
para poder ofrecernos un regalo;
de estos vendedores ambulantes que se mecen
bajo el peso de las canastas
cargadas de mangos y de maíz;
de estos niños jugando en la tierra
con sus remeras agujereadas,
pensadas para anunciar eventos y lugares
que ellos ni siquiera pueden imaginar;
de estas mujeres juntando agua para la cena
en botellas descartables de Coca-Cola.

Dios de estos pobres
a quien he visto ahora con mis propios ojos,
a quienes he tocado,
que me han tocado,
que me han compartido
palabras de bendición y de acogida,
que me han llamado "hermana".
Dios, enséñame las obras que mi fe me demanda
ahora que he visto, ahora que he conocido.
Muéstrame cómo amar a estas personas
y a aceptar su amor con sinceridad.
Ayúdame a ser verdaderamente la hermana
que me han dicho que soy.

Dios de los pobres, de estos pobres,
del hombre metido en el hueco de un rascacielos de hormigón,
acurrucado para vencer al frío, tratando de dormir;
de la madre, con su bebé en un brazo,
buscando en internet un lugar que pueda pagar;
del estudiante universitario decidiendo entre su matrícula y su medicación;
del hombre inocente liberado del corredor de la muerte, luchando por recuperar la cordura
y lograr el sustento;
de los padres luchan con una asignación escolar
que se siente como una cadena perpetua de pobreza sin libertad condicional;
de la familia empacando cada noche, trasladándose de una habitación de la pensión hacia otra;

Dios de estos pobres,
a quienes vemos cada día con nuestros propios ojos,
a quienes tocamos,
quienes nos tocan,
quienes nos ofrecen palabras de bendición o nos desafían,
quienes nos llaman "prójimos",
enséñanos lo que nuestra fe nos demanda
porque sí vimos y sí sabemos.
Muéstranos cómo amarlos verdaderamente y cómo aceptar su amor.
Ayúdanos a ser los prójimos que ellos reclaman que seamos.

Amén.


Trad. Gerardo Carlos C. Oberman

LeDayne McLeese Polaski es la directora ejecutiva de BPFNA ~ Bautistas por la Paz.


Convertirse en Miembro Dona La Tienda