logo

Una Entrevista con Luz Amparo

20 de julio de 2017

Una Entrevista con Luz Amparo

English/Inglés

Luz Amparo trabaja en Cali, Colombia con la Red de Mujeres Comisión de Paz (CEDECOL). CEDECOL contribuye a la transformación del País desde la formación y el desarrollo de estrategias de prevención y promoción para la superación de las violencias contra la mujer e incide en espacios de decisiones eclesiales y públicos. Ser un referente eclesial de atención integral en el marco de las violencias contra la mujer, que impulse la transformación de relaciones de poder y contextos violentos hacia una sociedad más justa y equitativa según los principios del Reino de Dios. Sensibilizar a los equipos base de la Red de Mujeres sobre la problemática de violencias contra la mujer y su abordaje integral. CEDECOL contributes to the elimination of violence against women through Church Ministries to: 1. Promover estrategias de prevención y protección a mujeres sobrevivientes de violencias en diferentes espacios eclesiales y comunitarios. 2. Impulsar iniciativas de investigación social que visibilicen la realidad de violencias contra la mujer y buenas prácticas de acompañamiento integral. 3. Incidir en espacios de toma de decisiones políticos y eclesiales para que se reconozca el liderazgo de las mujeres y el cumplimiento de sus derechos.
 


BPFNA: ¿Qué te trajo a México esta semana?

LA: No conocía la organización. Pero me enteré por Adalia [Gutierrez Lee]. La conocí en una conferencia de liderazgo femenino en Punta Cana el año pasado. Le conté un poco sobre mi trabajo en Cali con mujeres, y me dijo que realmente me gustaría que participara en el taller de Transformación de Conflictos en abril de 2017. Le dije que seguramente estaría interesada por el trabajo que hago en Colombia y la situación en la que nos encontramos actualmente en Colombia.

Fui al entrenamiento en abril y allí llegué a conocer la organización a través de Ximena Ulloa Montemayor, Mayra Picos Lee y LeDayne McLeese Polaski. Me dijeron un poco sobre cómo iba a ser la conferencia de verano iba a ser y me preguntaron si me gustaría asistir al evento y también que me iban a dejar hacer un taller sobre el trabajo que estoy haciendo.

Una de las grandes razones por las que quería venir, fue a la luz de la situación en la que nos encontramos en Colombia, para que otras personas aprendan más y comprendan el trabajo que estoy tratando de hacer en Colombia. Y también para conocer algunos de los aliados que podríamos tener en el proceso de construcción de la paz. Eso es gratificante para mí porque puedo compartir lo que estamos tratando de hacer con las mujeres en Colombia. Así que llegué con muchas expectativas, pero me sentí muy bien.

BPFNA: ¿Puede hablar sobre los detalles de su trabajo?

LA: Trabajo con una organización llamada Red de Mujeres Comisión de Paz (CELECOL) con el Seminario en Colombia. Esta organización reúne a las congregaciones evangélicas en Colombia para trabajar en la construcción de la paz. Su lema es Formación, Investigación, Realización. Han estado haciendo esto durante unos 20 años. Hace unos 10 años, la organización se dio cuenta de la necesidad de hacer un trabajo más centrado, por lo que se centró en las mujeres. Comenzamos este trabajo y reclutamos a las y los aliados que teníamos dentro de las iglesias porque ahí es donde se hace el trabajo, dentro de las iglesias. Comenzamos a trabajar con las mujeres de esas iglesias y comunidades que hablaban de construir la paz y empoderar a las mujeres. He estado trabajando con el proyecto durante 2 años.

Lo que decidimos hacer durante estos dos años a la luz de lo que está sucediendo en Colombia es concentrarnos en trabajar con las mujeres para eliminar la violencia doméstica.

El Proyecto consiste en que tenemos 5 áreas en Colombia donde contamos con un grupo de mujeres que son líderes, a las que podemos entrenar con el fin de que hagan el trabajo. Hacemos un trabajo diferente con las mujeres que son más rurales como las agricultoras o también con las mujeres indígenas.

Trabajamos mucho más de cerca con esos tipos de mujeres, mucho más personales y experienciales. Nos reunimos con ellos dos veces al mes y estamos trabajando con ellas personalmente. Estoy realmente apasionada por esto, creo que es un trabajo muy importante debido a todas las situaciones y realidades a las que estamos expuestas como mujeres. A pesar de que ha sido un trabajo muy duro que se ha hecho durante muchos años, todavía no tenemos el resultado que esperamos tener porque hay diferentes clases de violencia y más tipos de violencia contra las mujeres.

Creemos que una de las mejores maneras de empezar a construir la paz es a través del empoderamiento de las mujeres y mediante la sensibilización. Es por eso que trabajamos con el cuerpo como un tema, porque el uso del cuerpo como una base y los símbolos que están asociados con diferentes partes del cuerpo es de donde provienen una gran cantidad de diferentes tipos de violencia. Tratamos de capacitar a las mujeres para que vean sus cuerpos como territorios de paz y, si tienen esa conciencia y piensan en sus cuerpos de esa manera, es menos probable que acepten la violencia contra ellas y menos probable que piensen que es simplemente natural y es inherentemente justo; ésta es la forma en que tiene que ser.

Otro componente importante no es sólo que las mujeres sean conscientes y se sensibilicen de esta manera, sino que también poder dar a las mujeres los elementos para que puedan elevarse económicamente con los recursos para iniciar un negocio o los recursos para saber lo que vale la pena económicamente. Porque muchas mujeres aceptarán la violencia contra ellas o se involucrarán en un ciclo de violencia porque económicamente dependen de la persona.

Con las mujeres indígenas, estamos trabajando con ellas en sus cuerpos y en quiénes son y lo que son, y que es su territorio; también estamos hablando de recursos y tratando de darles los medios y capacitaciones para poder hacer su propia costura y tejido, porque muchas veces trabajar en los campos y trabajar la tierra no es suficiente para vivir.

Así que ese proyecto con las mujeres indígenas está en proceso, no lo hemos hecho todavía, y otra cosa que tenemos por trabajar es tratar de abrir un refugio para ayudar a las mujeres en tiempos de emergencia, porque ahora hay refugios que son administrados por el país y el estado, pero tienen reglas bastante estrictas y los requisitos para poder acceder a ellos. Así que las mujeres no siempre pueden satisfacerlos. Ya hemos tratado de ayudar en casos con mujeres que están en un lugar donde necesitan ayuda y necesitan vivienda pero no podemos ayudarlas porque primero tenemos que pasar por el gobierno, hay mucho protocolo y es demasiado difícil.

Quiero complementar, que otra área de trabajo que estamos desarrollando es el trabajo con las mujeres reintegradas, mujeres que han pertenecido a los grupos insurgentes y ahora están en otros procesos de vida, queremos que estamos mujeres desnaturalicen la guerra y poder brindarles oportunidades para que tengan una vida digna.

BPFNA: ¿Qué desafíos o realizaciones has encontrado en tu trabajo?

LA: Es un tema muy personal para mí y comencé a estudiarlo porque era una estudiante de teología. Creo que es un trabajo realmente maravilloso, sobre todo porque me identifico con este tipo de labor. Es importante para mí, no sólo porque la oportunidad cayó en mi regazo o por razones económicas. Esto es lo que creo que debería estar haciendo.

A pesar de que es realmente importante poder ver la transformación en las mujeres con las que estoy trabajando, creo que es aún más importante para mí ver un cambio en mí misma y quién soy, cómo puedo crecer, qué estoy haciendo para ayudar a otras personas y que otras personas puedan decir que ven un cambio en mí. Y no un cambio físico, sino un cambio interno. Para mí eso es aún más valioso. Y realmente me gusta empezar este trabajo con la teología.

BPFNA: ¿Cómo puede BPFNA ~ Bautistas por la Paz apoyar su trabajo?

LA: Creo que estar aquí es uno de los mejores apoyos que podríamos haber recibido para la organización, pero también para mí como persona. Ser capaz de participar en todas estas conversaciones y también poder compartir mis propias experiencias ha sido de gran ayuda. Creo que hay mucho más que podríamos hacer compartiendo, compartiendo nuestras experiencias. Podríamos compartir y también la gente podría venir a Colombia y ver la realidad. Podríamos ir y compartir la experiencia y que puedan venir y compartir la experiencia también.

Considero que también si es posible presentarles algún proyecto y solicitar apoyo económico para desarrollarlo con las mujeres. Hay mucho trabajo de construcción de Paz que hacer con las mujeres pero muchos de nuestras limitaciones son económicas. Tenemos proyectos para desarrollar pero necesitamos manos que apoyen nuestros trabajos. 

BPFNA: ¿Cuáles son sus esperanzas para BPFNA ~ Bautistas por la Paz en el futuro?

LA: La pregunta que le hice a Mayra fue sobre el nombre de la organización y si había una manera de hacer que el resto de América Latina se sintiera más incluido en la organización. Si esa fuera tu pregunta para mí, yo diría que pienso que la organización debe pensar en abrir su membresía a otros países latinoamericanos para que nos sintamos más incluidos en el trabajo que están haciendo. Una de las cuestiones es que se pide a las personas de otros países latinoamericanos que vengan a compartir sus experiencias pero que no formen parte del grupo. Así que eso abre un montón de preguntas.

English/Inglés


Convertirse en Miembro Dona La Tienda