logo

Reflexionando sobre el Pasado para Cambiar la Travesía Futura

por Paw Say Ku

Reflexionando sobre el Pasado para Cambiar la Travesía Futura

Mural en la Casa Anunciación, foto por Paw Say Ku.

"Dios, danos la gracia para aceptar con serenidad las cosas que no se pueden cambiar, valor para cambiar las cosas que se deben cambiar y la sabiduría para distinguir la una de la otra." --Reinhold Niebuhr

No podemos cambiar lo que ha sucedido en el pasado, pero podemos aprender de nuestro pasado para cambiar el futuro. Tuve una experiencia maravillosa en la Gira de Amistad de la Frontera. Al escuchar algunas de las historias que nos son familiares, esta experiencia trajo algunos de mis viejos recuerdos también. Quiero compartir algunas de mis antecedentes personales que han dado forma a mi percepción sobre la frontera y la inmigración.

Mirando a través de la malla dentro de México. Foto por Paw Say Ku.

Mirando a través de la malla dentro de México. Foto por Paw Say Ku.
Mi familia vino de Birmania, pero se crió en un campamento de refugiados de Tailandia debido a la dictadura militar de Myanmar. El ejército le disparó y atacó a nuestro pueblo, que no tuvo más remedio que dejar todo atrás. Me quedé en el campamento (rodeado de alambre) durante casi 13 años. Por otra parte, cuando llegamos a la frontera, sentí una conexión con el otro lado del alambre / línea que nos separa de los demás. Reconocí lo que era vivir detrás del alambre. Pude relacionarlo muchísimo cuando escuchaba las historias de por qué personas tuvieron que abandonar sus lugares de origen sin tener muchas opciones.

A veces podemos sacar conclusiones sin conocer la verdad real de las personas que consideramos extrajeras o indocumentadas. Ellas son hijas de Dios tanto como nosotros. La mayoría de las veces malinterpretamos las razones por las cuales las personas arriesgaron sus vidas y almas cruzando la frontera. La gente viene a los E.E.U.U. no sólo para buscar oportunidades de trabajo, sino también para escapar de la violencia, las amenazas y la opresión de sus lugares de origen. Muchas mujeres, hombres, niños y jóvenes sufrieron (de violación, asalto, tráfico de personas, violencia, y más) mientras trataban de buscar un futuro mejor para sus hijos o reunirse con su familia. Además, mi corazón se rompió y lágrimas se derramaron mientras escuchaba las historias de los menores no acompañados que habían luchado contra la violencia, la muerte y un futuro incierto, mientras encontraban un lugar que puedan llamar un Verdadero Hogar o un lugar donde pudieran sentirse seguros.

El Paso, Texas/Ciudad Juárez, México. Foto por Paw Say Ku.

Por otra parte, en el lado más brillante del viaje, fue muy interesante escuchar las historias y ver la realidad de cómo nuestras políticas están afectando a los demás. Al mismo tiempo, una vez que se conocen los hechos verdaderos, ¿Cómo comenzamos a "amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos"? Las personas que no poseen documentos o las personas que están en el otro lado de la línea, son seres humanos como tú y como yo. Ellos quieren vivir en paz, trabajar, mantener a sus familias, enviar a sus hijos a la escuela, y soñar con un futuro mejor como tú y como yo. ¿Cómo salirnos de los estereotipos de los "inmigrantes ilegales"? Creo que todos podemos hacer una diferencia porque estamos aquí en la Tierra por una razón. Podemos empezar ese cambio dentro de nuestros propios corazones siendo más abiertos y aprendiendo a escuchar otras partes de la historia. Francisco de Asís dijo una vez, "empezar por hacer lo que sea necesario; a continuación, hacer lo que es posible; y de repente estarás haciendo lo imposible".

Este viaje ha tenido un impacto en mí. Agradezco mucho haber sido parte del grupo, y aprecio la gente que hizo que este viaje sucediera. Debido a este viaje, me hice más consciente de las realidades de las personas que no poseen documentos y las luchas que han pasado. Aprendí que educar y compartir nuestro conocimiento es una manera de transformarnos a nosotros mismos, y tenemos que trabajar juntos para hacer el cambio. Puede que no seamos capaces de cambiar los acontecimientos pasados o cosas que hemos hecho mal a los demás, pero si una cosa que podemos hacer es dar un paso hacia la fabricación de ese cambio de convertirnos en vecinos y amigos. Aprendamos de nuestro pasado y miremos hacia el futuro.

Dios los bendiga.


Convertirse en Miembro Dona La Tienda