logo

No Olvidados

por LeDayne McLeese Polaski

El siguiente fue escrito por Layne McLeese Polaski, coordinadora del programa BPFNA y líder de la Gira de la Amistad en Tijuana.

He estado luchando para encontrar una manera de escribir sobre esta experiencia; busco un hilo que conecte todo el conjunto. Tal vez "no olvidados" es ese hilo.

La noche del miércoles, Ray Schellinger (uno de los misioneros que la casa Deborah, el refugio de violencia doméstica en el que nos vamos a quedar) habló con el grupo sobre las bases teológicas de su ministerio en Tijuana. Él compartió la historia del buen samaritano. El habló de cómo el hombre que se detuvo a ayudar sintió "que sus entrañas reventaban" - la definición literal de la palabra griega se refiere a una profundidad de compasión que es dolorosa (que también se utiliza para describir la muerte de Judas.). Jesús le dice al hombre que está buscando el secreto de la vida eterna - "Ve y haz lo mismo."

Al tiempo que Ray hablaba, miré a las luces de la ciudad de Tijuana. Es encantadora por la noche, con pequeñas luces corriendo por las muchas laderas. Durante el día, es mucho más evidente que la mayor parte de los 3 millones de personas que habitan aquí viven en la pobreza. Pensé en lo que Ray estaba diciendo y luché para averiguar la respuesta fiel no a un hombre al lado del camino en Jericó, sino a millones de hombres, mujeres y niños a los que  (a menudo literalmente) se les ha dejado morir. Porque ¿qué más puede ser crear deliberadamente un sistema económico que hace que sea imposible para la mayoría alojar, alimentar, educar y vestir a sus hijos?

Al día siguiente nos encontramos con Enrique Morones que fundó un grupo llamado Ángeles de la Frontera. Nos llevó a una parte del muro que se extiende a lo largo de millas de la frontera entre Estados Unidos y México, y habló de los peligros que enfrentan aquellos que intentan cruzar. Compartió que aproximadamente dos personas mueren cada día en el intento. Nos llevó a una sección del desierto que es una parte del viaje para miles de personas. Vimos cientos de pisadas en la arena. Encontramos mantas, zapatos y bolsas que se habían quedado atrás, lo más probable cuando las personas fueron detenidas por la Patrulla Fronteriza. Cada uno de nosotros llevamos dos galones el agua. Enrique nos animó a encontrar un lugar que parecía un lugar de descanso para dejar de agua. Me arrodillé y oré por las personas que la podrían encontrar. Dependiendo de la ruta y la fuerza de los pasos, el viaje puede durar días. El desierto estaba caliente, incluso en esta tarde de enero. Es absolutamente imposible llevar toda el agua que necesitas para sostenerte a ti mismo, incluso ahora, en los días más fríos del año. El suelo del desierto estaba lleno de cactus, arbustos espinosos y agujeros de serpiente y era difícil de navegar por la luz del día. Imagínese caminando por esta tierra como parte de un viaje de días de duración, sin agua, con sus niños pequeños, en la noche. No es de extrañar entonces en el próximo lugar que visitamos.

Enrique nos llevó al cementerio de pobres en Holtville, CA, donde están enterrados cientos de personas que murieron tratando de cruzar la frontera. La mayoría no tienen nombre. Cuando a las personas se les halla muertas, ellas pueden o no tener una identificación; muchas de ellas nunca son reclamadas por sus familias. Estas personas están enterradas en un campo polvoriento, bajo un ladrillo que lista el número de la tumba y de la fila - "Jane Doe" o "John Doe" es el único nombre que tienen. Hay más de 700 tumbas aquí, la gran mayoría no identificadas. Ellas y ellos son hijos, hijas, madres, padres, hermanas, hermanos - hijos e hijas de Dios - enterrados sin ni siquiera un nombre. Cada uno de nosotros colocó una cruz que habíamos hecho en una de las tumbas. La mayoría se leen "No Olvidados" - "Not forgotten.”
 

Creo que esto se quedará conmigo por mucho tiempo. Espero que así sea. Una cosa es leer que más de 10,000 personas murieron en el cruce de la frontera desde 1994, año en que empezó la Operación Guardián. Es algo completamente distinto situarse en una tumba marcada con un solo ladrillo que se desmorona y saber que fue hijo o hija de alguien. Se trata de alguien que murió en busca de la vida en la que nací yo.
 
Es cierto que no puedo - nuestro grupo no puede - Casa Deborah no puede - Ángeles de la Frontera no puede - salvar a cada persona abandonada a un lado de la carretera. Debemos ayudar a los que podemos, por supuesto. Y para el resto, quizás la cosa más poderosa que podemos hacer es recordar; recordar para que sean "No Olvidados" - "Not Forgotten.”


Convertirse en Miembro Dona La Tienda