logo

Ferguson me enseñó

por Allison Paksoy

"Hasta que el asesinato de los hombres negros (hijos de las madres negras) sea tan importante como el asesinato de los hombres blancos (hijos de las madres blancas), los que creemos en la libertad no podemos descansar".

-"La canción de Ella", Dr. Bernice Johnson Reagon

Yo estaba sentada afuera en el barrio de St. Louis de Tower Grove South hablando con uno de los organizadores de Ferguson sobre la teoría del panoptismo, que en pocas palabras dice que la gente va a alterar su comportamiento si piensa que está siendo observada. "Este es un problema con la idea del cuerpo de la cámara", dijo. "Pero, lamentablemente, el tema más importante es que, hasta que el público general se queje de lo que está sucediendo con los cuerpos negros y marrones, el comportamiento policial no va a cambiar".

Del 6 al 12 de agosto de 2015, BPFNA ~ Bautistas por la Paz envió una delegación de 10 a St. Louis en respuesta a una llamada nacional presentada por Ferguson Action para participar en #UnitedWeFight, una semana de entrenamiento, educación y acción directa durante el aniversario del asesinato de Michael Brown en agosto de 2014.

Al entrar en esta experiencia, no sabía qué esperar. A pesar de que fue una llamada nacional presentada por los activistas en St. Louis, muchos lugareños eran escépticos y desconfiaron de los forasteros/as que entraban. Y legítimamente. Estas son las personas, en su mayoría jóvenes, que han sacrificado tanto - sus cuerpos, puestos de trabajo, bienestar, medios de subsistencia, relaciones - durante el año pasado para luchar contra la falta de responsabilidad en la violencia estatal hacia los cuerpos negros. Si las y los forasteros entran y crean un lío, estas son las personas que tienen que limpiarlo. Estas son las personas que enfrentan las consecuencias. Los/as forasteros/as pueden irse.

Yo también soy blanca. Como persona blanca, no tengo que pensar en la raza a diario. Excepto por las veces que me recuerdan la huelga de una minoría contra mí (soy mujer, después de todo), por lo general me siento cómoda en los espacios que habitan. El sistema creado por los blancos beneficia abrumadoramente a los blancos. Me beneficio a expensas de mis hermanos y hermanas negros y marrones.

El movimiento Las Vidas Negras Importan está obligando a los blancos a pensar en la raza. Mediante la acción directa no violenta, los y las activistas buscan cambiar la narrativa. Acciones como bloquear carreteras interestatales (que simbólicamente representan la libertad y la capacidad de escapar - especialmente si eres blanco), cancelar las manifestaciones políticas cuando los candidatos se niegan a abordar los problemas que afectan a las vidas negras, dejar caer las banderas Las Vidas Negras Importan y cantar "Réquiem por Mike Brown" en la Sinfónica de San Luis, un espacio predominantemente rico y blanco, hacen que la gente blanca ya no pueda ignorar lo que está pasando con la gente de color.

Pero siendo blanca, todavía tengo una opción en lo que hago con esa información y cómo me muevo hacia adelante.

Hacia el final de un entrenamiento de acción directa, uno de las coordinadoras se volvió y dijo: "A todos los blancos de aquí, van a estar bien. Ellos te alcanzarán para llegar a los negros, así que no se preocupen, estarán bien." Podía sentir la ira y la frustración en su voz. De nuevo, con razón. Como alguien en el frente durante el año pasado; como alguien personalmente abusada por el estado -con balas de goma, gas lacrimógeno, cárcel-, ella sabe que como persona blanca, yo tengo el privilegio de participar en el Movimiento sin enfrentar muchas consecuencias reales. Tengo el privilegio de obtener mi "movimiento alto" y volver a casa.

Tengo el privilegio de dejar de preocuparme en cualquier punto que elija.

Así que como una blanca de fuera, ¿por qué me importa Ferguson?

Hay una cita de Lilla Watson que se ha pegado conmigo desde la universidad. Watson, una australiana autóctona (o Murri), dijo lo siguiente al dirigirse a la Conferencia del Decenio de las Mujeres de 1985 en Nairobi:

"Si has venido a ayudarme, estás perdiendo el tiempo. Pero si has venido porque tu liberación está ligada a la mía, entonces trabajemos juntos ".

Los seres humanos estamos unidos el uno al otro. Ferguson está en todas partes, y nadie es libre hasta que los sistemas que siguen oprimiendo abrumadoramente a la gente de color sean desmantelados. La participación de todos es necesaria.

En general, Ferguson me enseñó a hacer mi propio trabajo, para mirarme dentro de mí misma y ser más consciente de mis propios prejuicios y privilegios. Ferguson me enseñó a reconocer el racismo institucionalizado y los sistemas de supremacía blanca que todavía dictan gran parte de lo que sucede en los Estados Unidos. Ferguson me enseñó a hacer más preguntas.

Ferguson me enseñó sobre el sacrificio:

En la forma de la MAU- (Activistas del Milenio Unidos) llevó la acción de bloquear el tráfico interestatal con sus propios cuerpos y arriesgarse a arresto. O una niña que eligió estar en las acciones en vez de en la escuela porque "cómo puedo estar en la escuela cuando estas injusticias están sucediendo a mi gente."

Ferguson me enseñó sobre la hipocresía:

En la forma de blancos "Oath Keepers" en el oeste de Florissant que exhiben armas automáticas mientras que la policía no hace nada, sin embargo, incluso el toque de una pistola en una persona negra (si realmente tiene una) provoca una reacción a menudo violenta y traumática. O que la atención de los medios tiende a centrarse automáticamente en los manifestantes lanzando piedras y botellas de agua, sin mencionar los tanques, las balas de goma, los gases lacrimógenos y los artefactos antidisturbios poseídos por la policía.

Ferguson me enseñó acerca del miedo y el control:

En la forma de un estado de emergencia que se declaró en el condado de St. Louis debido a las protestas pacíficas y las acciones no violentas, haciendo que la gente preguntara exactamente a qué "emergencia" estaban haciendo referencia. O en las formas de la policía agarrando sus armas cuando se enfrentan con los manifestantes desarmados y cuando se le preguntó: "¿Por qué está su mano en su arma? Esto es una reunión pacífica", respondiendo sonriendo y agarrándolos con más fuerza.

Pero Ferguson también me enseñó sobre la comunidad:

En la forma de la organización Help o Hush, la celebración de un "Brunch del Pueblo" es gratuito para cualquiera que desee reunirse y compartir una comida con los vecinos. O la disposición de la gente a donar para los medios de subsistencia de otros/as -como para ayudar a una activista a evitar el desalojo de su casa.

Ferguson me enseñó acerca de la gratitud:

En la forma de amigos y amigas capaces de proporcionar comodidad, cuidado y apoyo en tiempos de crisis. O en los/as arrestados/as que fueron capaces de construir comunidad incluso en la cárcel, un lugar que pretende desvalorizar y deshumanizar (y también mantener sus sentidos del humor, por ejemplo, con cantos de "No pizza, no hay paz" cuando los guardias no les proporcionaron cena).

Ferguson me enseñó acerca del empoderamiento:

En la forma de empoderar a los más vulnerables en nuestras comunidades que, a su vez, nos da poder a todos.

Les dejo con una cita de Assata Shakur - escrita en su celda de la cárcel en 1973. Mientras que en St. Louis, nos recitábamos unos a otros sus palabras casi todos los días.

Es nuestro deber luchar por nuestra libertad. Es nuestro deber ganar.
Debemos amarnos unos a otros y apoyarnos mutuamente.
No tenemos nada que perder sino nuestras cadenas.


Convertirse en Miembro Dona La Tienda